La importancia del estudio hidrológico en la agricultura

La importancia del estudio hidrológico en la agricultura

En SUEZ Agriculture somos especialistas en el desarrollo de proyectos y en consultoría hidrológica. Es por eso, facilitamos soluciones pioneras a los agricultores y a las Comunidades de Regantes, como los estudios hidrogeológicos. Pero, ¿eres consciente de la importancia de una óptima planificación y gestión de los recursos hidráulicos de tu finca? ¿Sabías que, con la implementación de un estudio hidrogeológico eficiente, puedes optimizar de un modo sostenible la mayoría de operaciones agrícolas diarias?

¿Qué es un Estudio Hidrológico?

Un estudio hidrológico o hidráulico es un documento de gran complejidad, en el que se recopilan todas las posibles afecciones y repercusiones hidráulicas que una construcción o terreno puede padecer, e incluso beneficiarse, por la influencia de una masa de agua.

Los estudios hidrológicos son imprescindibles, mayoritariamente cuando en un terreno urbano o rural se precisa iniciar la construcción o modificación de cualquier tipo de infraestructura. Son de aplicación obligatoria en una gran variedad de ámbitos; algunos de los más habituales son la construcción de carreteras, estructuras ferroviarias, pistas de aeropuertos u otras instalaciones, así como en procesos de urbanización residencial o industrial. También son vitales en otras situaciones, afortunadamente no tan habituales como, por ejemplo, en investigaciones policiales que transcurran cerca de cauces hidrológicos. Y, además, como en el caso que nos ocupa, en la agricultura.   

¿Cuál es el objetivo de un estudio hidrológico?

La finalidad de un estudio hidráulico es la de determinar el comportamiento del agua de los cauces, a su paso por la zona objeto de estudio, además de establecer el régimen usual de lluvias máximas y la caracterización del territorio.

Fases de un estudio hidrológico

Generalmente todos los estudios hidrológicos constan de las siguientes fases:

  1. Limitar las zonas de afección del proyecto, mediante cartografía disponible, fotografía aérea u otras tecnologías de captación de datos utilizadas en la agricultura de precisión.
  2. Definir el cauce y las características físicas de una cuenca: la superficie, la pendiente, la forma, la longitud del cauce principal, los usos del suelo, los tipos de materiales, entre otros.
  3. Determinar los caudales hidráulicos, con el fin de obtener los perfiles transversales y aquellos puntos donde existe algún elemento especial.  
  4. Comprobación, mediante el uso de software especializado, de la información obtenida.
  5. Confección de los planos del estudio hidrológico (ubicación, cuenca, perfil longitudinal con lámina de agua, perfil transversal con márgenes inundados y planta de llanura de inundación, entre otros factores).

En algunos casos, los estudios hidrológicos o hidráulicos incorporan la tramitación y el seguimiento con las confederaciones hidrográficas, el análisis de la calidad de las aguas, así como la revisión de métodos de precipitación y pluviometría, entre los más destacados.

El estudio hidrológico agrícola y sus beneficios

En SUEZ, nuestra consultoría hidrológica va más allá. Los datos extraídos por el estudio hidrológico agrícola se complementan con las conclusiones extraídas de un complejo estudio hidrogeológico de la explotación en cuestión.

Pero, ¿qué pretendemos con el desarrollo de un proyecto hidrogeológico? Muy sencillo, conocer de forma fiable las aguas subterráneas, tan importantes para nuestros cultivos. Desde el comportamiento del agua del subsuelo de nuestra plantación, hasta sus condicionamientos geológicos y su captación. Además, los estudios hidrogeológicos son de especial interés para determinar los procesos que condicionan la calidad química de las aguas naturales y su contaminación como consecuencia de las actividades humanas.

En definitiva, se extraen conclusiones respecto a las condiciones de explotación de nuestras aguas subterráneas como, por ejemplo, para definir sistemas de riego eficientes y de máxima rentabilidad. De hecho, mediante un estudio hidrogeológico podemos llegar a saber el volumen aprovechable de agua subterránea, la superficie piezométrica del acuífero y determinar la calidad del agua desde el punto de vista bacteriológico, así como evaluar riesgos potenciales de contaminación y su impacto ambiental, entre otras cuestiones.

Toda esta información es muy valiosa para la agricultura, porque podremos certificar la mejora de la eficiencia y rentabilidad de los procesos diarios, una mayor accesibilidad y disponibilidad a los recursos hídricos, el incremento de la garantía de suministro y, por último, un uso más eficiente y responsables de los recursos.     

En Suez te brindamos soluciones agrícolas. Pide más información al respecto, sin ningún tipo de compromiso, y ¡saca el mayor provecho a tus recursos hídricos!¿A qué esperas para producir más, mejor, con menor coste y menor impacto medioambiental?